jueves, 28 de noviembre de 2013

Sabanas con puntillas de crochet y mi vuelta de Gran Canaria.

Hola  mis queridas amig@s, ha pasado un mes sin publicar nada de nada, no se si es que este frío me vuelve algo perezosilla y se me hace cuesta arriba actualizar el blog. No por ello... os he dejado de visitar ¿ehh? Pero aún así, sigue habiendo trabajos en mis manos que voy acabando y se van acumulando para el reportaje...
Hace tiempo quería preparar unas sábanas para las camas de mis hijos. Las confeccioné y luego las adorné haciéndole unas puntillas de crochet.
 Es un trabajo que a mi me relaja muchísimo, pues es fácil, no hay que contar, por lo que mientras puedes ver la televisión en compañía de los demás.



El acabado es muy fino y a la hora de vestir una cama quedan mucho más lucidas.
Preparé dos juegos en blancos y otra en el rosa malva haciendo juego con el bordado que ya traía esta sábana.

Espero que os guste.

Y ahora ,contaros que mi viaje a Gran Canaria fue maravilloso, la convivencia con mis tres hermanos fue inolvidable...
 Playa y sol no faltaron casi ningún día, disfrutar de los sobrinos, paseos muy agradables, salidas nocturnas, momentos de no parar de reir... Hubo de todo un poco...el final no fue tan dulce si no amargo, el último día tuve un pequeño accidente. Dejamos para el final,menos mal, una de las sorpresas del viaje, ir al hotel Lopesan Costa Meloneras, al sur de la isla . Estábamos disfrutando la tarde en su fantástico spa, cuando entramos en una de las 14 salas que tenía este recorrido,  era lo más parecido a un iglú...frío, frío, frío. Sin esperarme para nada un chorro de agua helada que me cae en la espalda, me hace salir huyendo, con  tan mala suerte de golpearme fuertemente en la cabeza con una gran estalactita (recreada en metal). El susto, el dolor, la sangre, ya os podéis imaginar. Por supuesto cortó todo el rollo y yo terminé en una clínica en observación donde me dieron un punto de grapa en la cabeza y a las dos horas para casa.
Fue un gran susto para los cuatro hermanos, pero qué arropada me sentí con ellos en esos momentos, gracias a los tres, sois maravillosos ¡os quiero!
Me tocaba viajar en avión al día siguiente, aunque algo todavía aturdida. Mi hermana para animarme un poco más la vuelta, al levantarme me propuso ir a una tienda de patchwork, que como no había dado tiempo en estos días y además había sido puente pues no pude hacer ninguna de las compras previstas.  Fuimos a la más cercana de casa, no había casi tiempo, Dcachos.


Es una de las tiendas -taller de patchwork más bonitas que hay en Las Palmas.

Cuando me di cuenta mi hermana estaba haciéndome fotos con su móvil.  Y yo con esa mala cara que aún tenía por el dolor de cabeza.
  Yo estaba que no sabía a dónde mirar con tanta belleza junta.


 Tenía una buena colección de libros, hojeé alguno que otro.


 Mi tiempo se agotaba y tenía que estar en el aeropuerto en media hora... que stress!!  Fue muy poco lo que pude comprar, Irene, la  dueña, se acordará de la prisa que yo llevaba. El taxi esperándonos en la puerta para recoger las maletas en casa, quitarme la ropa de verano y vestirme de invierno.


Me quedé con las ganas de ver a Raquel (los telares de Raquel) ella lo sabe, de ver a Fara pero busqué su tienda que yo conocía y se había trasladado... Otra vez será! he viajado con muy pocos días y no da tiempo a tanta cosa que  he querido hacer. 
Solo quiero recordar lo bueno de este viaje, lo felices que hemos sido juntos.

Estoy ya recuperada, el dolor a causa del golpe me ha durado varias semanas. Así que ahora fuera perezas y a continuar haciendo todo lo que me apasiona.
Hasta pronto amig@s!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...