viernes, 26 de octubre de 2012

Un sombrero de fieltro hecho a patchwork


El pasado día 24 de Octubre,  el colegio de mi hijo, María Inmaculada, celebraba  su santo patrón, San Antonio María Claret. 
Fue un día de fiesta para todos los alumnos en el que había actividades muy variadas; una de ellas fue "El  desfile de sombreros".
Este fue el sombrero que confeccionamos en casa. Como tenía fieltro de todos los colores,  rápidamente me vino la idea a la cabeza... ¡de patchwork...cómo no!
  Mis hijos también ayudaron,trabajar en cadena es  más rápido, uno, dibujaba el cuadrado con un patrón sobre el fieltro, otro recortaba y yo  iba cosiendo cuadro a cuadro, tira a tira...
El resultado nos encantó a todos, quedó muy simpático, favorecedor y muy alegre por sus colores.

Pablo fue muy contento al colegio con su sombrero. 


Tuve la suerte de ver el desfile y fue de lo más original, hubo unos sombreros muy  pero que muy currados.


Y que os voy a decir?... ¡qué estaba guapísimo con él!

miércoles, 24 de octubre de 2012

Os propongo un sal... Pollo a la Sal!

Este domingo pasado, mi duende, saltó del costurero y se fue a la cocina, je je.
Tenía en mente desde hacía varias semanas hacer este plato que siempre queda destinado para la dorada o el lomo. Por fin llegó el turno del pollo. Y...¿qué os puedo decir?...pues que estaba delicioso...
El pollo suele ser muy saborío pero fue un acierto cocinarlo así, ya que todo su jugo queda hermético en esa costra de sal,
Os voy a dar los ingrediente tal y como yo lo hice.
-Un pollo limpio, este pesó 1.750gm.
-Un limón.
-Ramitas de tomillo.
-Pimienta.
-Un kilo de sal para horno.
-Una clara de huevo.

Y  así se cocinó:
En una fuente de cristal apta para el horno, hice una cama de sal como de un dedo. El pollo lo sazoné con pimienta y dentro le metí un limón entero con varios pinchazos que le hice con el cuchillo, de esta manera el limón iría soltando todo su jugo.
El resto de la sal lo puse en un bol para mezclarlo y aromatizarlo con la ramita de tomillo. Y ahora  os voy a dar un truco para que lo empleéis cada vez que cocinéis algo a la sal:  Se le incorpora una clara de huevo y se liga todo bien, ¿para qué? pues de esta manera la sal cuando se esté horneando  formará una costra sin grietas y a la hora de romperla, se hace en trozos grandes.
 El pollo ya lo trasladé a esa cama que hice en la fuente, la pechuga la puse hacia abajo, para que al cocinarse quedara más jugosa. Terminé cubriéndola con el resto de la sal.
El tiempo que empleé con relación al peso fue de 1h y 20mn a 200ºC, con ventilador, calor arriba y abajo.


 En la cocina había una mezcla de olores...ummmm.
 Pero una vez que rompí esta piedra, pues eso parecía, el primer olor que apareció fue el limón, ¡vaya aroma! El pollo prometía...
Rompí bien la sal, hasta descubrir el pollo, parecía una paleontóloga, con el martillo, el cincel y la brocha, je je. Retiré el exceso de sal, aveces, hasta la piel quedaba pegada a ella.
Finalmente lo trasladé a una fuente, donde ya la imaginación la eché a volar.
¡Tenéis que probarlo!
 Es un plato muy rico,se ha cocinado en su propio jugo y conservándose su sabor natural,  para nada salado a pesar de llevar tanta sal. La grasa que haya podido tener este pollo o cualquier otra carne la ha absorbido la sal.

 Pues hasta aquí me ha traído este duende que llevo conmigo, la cocina me gustó desde siempre, como coser.. y.como tantas otras cosas!
Va por todas vosotras y  especialmente por tantas amigas y conocidas que más de una vez me han pedido alguna que otra receta de cocina.
Hasta pronto!

jueves, 11 de octubre de 2012

Patchwork a punto de agujas.

Hola amigas! ¿Qué tal están?  Seguimos preparándonos para este otoño que no tiene decidido si quedarse o  irse de nuevo. Aquí ahora mismo caía un buen chaparrón, la verdad,  es de agradecer, pues hace falta y mucho este agüita y también  con eso que bajen las temperaturas ¡qué nos seguimos asando de calorrr!

  Yo mientras tanto he ido sacando mi manta de patchwork, ¡eso sí, de lana!
 La confeccioné hace algo más de seis años, ¡vamos, que precisamente no la he hecho este verano!
 Es  tan grande, que  la cama era el mejor sitio  para hacerle la fotografía.
 La suelo utilizar para taparnos en  el sofá o bien como manta para alguna cama de la buhardilla. Aunque la verdad es que llevaba tiempo guardada, pues en mi salón no pega ni con cola, yo soy de gama de beiges y alguna que otra pincelada de chocolates.
...Pero tengo que admitir que es muy calentita. Está hecha con lana gruesa y la que no era tan gruesa, la ponía doble o incluso triple. Pesa muchísimo, hasta tal punto que aveces las costuras se abren, sobre todo alguna vez cuando la he lavado y tendido, su peso es mayor mojada, evidentemente. Así que hoy de nuevo tocó repasar esas costuras.
Fue una labor muy gratificante. Aproveché que tenía mucha lana,de todos los colores, pues el punto siempre fue mi debilidad. Hacer cuadrados de punto mientras veía alguna película, era unos de los momentos agradables del día. Además adelantaba un montón, creo recordar que cronometraba cada pieza, a cada media hora tenía hecho un nuevo cuadradito. Super fácil, se empezaba con un punto y en cada vuelta crecía 1punto a cada lado. Cuando obtenía 50 puntos, menguaba 1punto a cada lado hasta quedarme con un punto. Fácil ¿no?


Está rematada toda alrededor con ganchillo, le hace un acabado más bonito.

Pronto la estaremos utilizando, mientras tanto...¿os da tiempo de hacer una?

Gracias a todas por vuestra fiel visita y gracias  por los comentarios, ellos avivan las ganas de seguir trabajando y creciendo en este blog. Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...